Las vidas de un seductor

Publicado: enero 12, 2012 en Cuentos, Cuentos varios y delirios diversos
Etiquetas:,

Después de meses de trabajarla, por fin la llevé a Julia a cenar.

Fuimos, por supuesto, al restaurant más caro que pude encontrar.

Después de los postres, tuve mucho cuidado en tomar la taza de café de tal manera que el Rolex de oro fuera bien visible, y le dije:

– Llevo toda una vida esperándote.

Ella se acercó a la mesa brindándome una excelente vista de su profundo escote, me miró y me preguntó:

– Vos creés en la reencarnación?

Y sin agregar palabra, se levantó y se fue.

Claudio Avi Chami

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s