Cap.7 – La loca carrera del transistor

Publicado: enero 23, 2012 en Ciencia, La loca aventura del conocimiento
Etiquetas:, , ,

En 1981, IBM anunció su primera computadora personal, la IBM PC.
El procesador de la IBM PC era el Intel 8088, que tenia 29.000 ransistores.

Unos años después (1986) aparecería la IBM PC AT, basada en el procesador 80286, que tenía 134.000 transistores.

En 1993 salió al mercado el primer Pentium (Intel rompió la “tradición” de llamar a sus modelos segun la progresión 80286, 80386, 80486… Lo que deberia haber sido el 80586 fue bautizado simplemente Pentium).

El primer procesador Pentium tenia unos 3 millones de transistores, y el Pentium 4, introducido en el año 2000 ya tenía unos 42 millones de transistores.

Ya en 1965 se publicó la famosa ley de Moore (por lo menos, es famosa entre los que trabajan en el campo de los circuitos integrados, o ‘chips’). Esta ley predice que la cantidad de transistores en un circuito integrado se duplica cada 24 meses. Posteriormente fue actualizada, prediciendo tal duplicacion cada 18 meses.
Hay quiénes dicen que esta ley incluso ha fijado los objetivos de desarrollo de los grandes fabricantes de chips. Su cumplimiento se debería entonces, a que es una más en la categoría de las profecías que se realizan por sí mismas.

El tamaño de los chips no ha cambiado mucho a lo largo de los tiempos.
O sea que el aumento extraordinario en la cantidad de transistores por chip se ha logrado, principalmente, mediante la reduccion del tamaño de cada transistor.
Ya varias veces en el pasado hay quien se atrevió a pronosticar que, en corto plazo, no se podrían fabricar chips de mayor integracion (o sea, que incluyan un número más grande de transistores).
En todos los casos, sus predicciones fueron puestas en ridículo, y más y más transistores se siguieron “empaquetando” en un chip.

El resultado es que ya casi nadie se anima a anunciar un límite último a la cantidad de transistores en un chip. Con la tecnología de hoy, tal límite está marcado por los procesos de fabricación de chips, y en definitiva por el tamaño intrínseco de las moleculas.
Pero quién dice que no veremos emerger nuevas tecnologías exóticas, basadas en propiedades de almacenamiento de información a nivel del átomo, o incluso de partículas subatómicas?

En este caso, no es el cielo el límite, sino lo ultramicroscópico.

Capítulo anterior

Capítulo siguiente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s