El Emperador de la Nada

Publicado: enero 30, 2012 en Cuentos, Cuentos de ciencia ficción y fantasía
Etiquetas:, , ,

En una galaxia muy lejana, de cuyo nombre no puedo acordarme, había un Imperio estelar majestuoso, progresista y feliz.

Bajo el gobierno de Amnohtep I y su hijo Amnohtep II el Imperio alcanzó su máximo esplendor.
Setecientos setenta y siete sistemas estelares progresaban bajo el liderazgo inspirado de Amnohtep II.

En el año 1537 de la Era Imperial, Amnohtep II murió en un desgraciado accidente, a la temprana edad de doscientos cuarenta y dos años.
Por una serie de circunstancias inexplicables, la sucesión salteó rápidamente a sus tres hijos y dos hijas, y se depositó en su sobrino, quien fue coronado a la edad de setenta años como Amnohtep III, bajo la mirada aprobadora de su mentor, quien pasaría a la historia como El Consejero.

Nadie sabe a ciencia cierta dónde nació ni dónde se crió, ni siquiera el nombre o el sexo del Consejero. Los pocos que sabían, o afirmaban saberlo, desaparecían rápidamente de la escena pública. Muy pronto, aún aquellos que sabían algo, aprendieron a mantener sus bocas cerradas.

La Federación de Fourthan, con solo diez sistemas estelares, era la única entidad independiente del Imperio en esta parte de la Galaxia.
Los ciudadanos de Fourthan eran sumamente celosos de su independencia. Aunque solían enviar consejeros científicos al Imperio, los intercambios comerciales eran mínimos, y los turísticos, nulos.
El Consejero pensaba que  ésa sería una presa fácil para un Imperio cuya cantidad de sistemas estelares había permanecido constante durante demasiados decenios.

La expedición de setenta y siete naves de guerra se internó en la Federación con la confianza de quien se apresta a un simple desfile militar.

Nunca se supo más nada de esa flota. Desapareció sin dejar rastros, sin haber enviado siquiera un mensaje de alarma, o de pedido de auxilio. Nada. El espacio interestelar se tragó las naves de guerra y no se pudo encontrar ningún indicio que echara luz sobre el misterio de su desaparición.

El Embajador de la Federación, llamado con urgencia al Palacio, negó saber nada sobre el paradero de la Flota. La indignación del Emperador creció aún más cuando en tono educado, que el Consejero calificó como soberbio, el Embajador le preguntó cuál era el objetivo de una flota de guerra en territorios de la Federación.

El Embajador fue conducido, encapuchado y encadenado, a una prisión de máxima seguridad. A pesar de las terribles torturas a que fue sometido, murió sin revelar ningún dato que ayudara a esclarecer el misterio de la desaparición de la Flota.

Fueron siete años febriles. Siete años de preparaciones con un sólo objetivo. Cada una de los 777 sistemas estelares debía contribuir con 777 naves de combate. Cada nave de combate, debía proveerse con una tripulación de 777 soldados,  entre los más selectos del Imperio.
Al término de 7 años, el Consejero y el Almirante pudieron entregar el más espléndido regalo al Emperador. Para su cumpleaños número 77 le anunciaron que la Flota estaba lista.

El esfuerzo de guerra había aniquilado al Imperio. Los cobradores de impuestos ya no encontraban de dónde recaudar más fondos, y las obras de construcción habían requerido la conscripción forzosa de miles de millones de ciudadanos.

En el mediodía del día de su cumpleaños, el Emperador se dirigió al Gran Oráculo. Iba caminando con paso firme, coronado con la resplandeciente Aurola Imperial, escoltado por el Consejero y el Almirante, todos vestidos en ropajes magníficos de oro y plata, rebozantes de condecoraciones de batallas reales y ficticias.
A cada lado de la interminable alfombra que comunicaba el Palacio con el Templo, dos hileras de jóvenes vivaban al trío, arrojándoles flores al pasar, con grandes gesticulaciones, con la mirada vacía, con la sonrisa mecánica y congelada.

 

<<< OTROS CUENTOS PUBLICADOS >>>
Lista de cuentos de ciencia ficción y fantasía de Locaciencia
Fundaciones
Lazos

 

Seis de las siete puertas del Templo del Oráculo estaban abiertas de par en par. Todo el Templo era brillo y luz. No podía encontrarse ningún rincón que no estuviera limpio y reluciente.

En la bóveda del Templo, setecientos setenta y siete diamantes, los más grandes que se pudieran imaginar, brillaban con una luz rara, interna, siempre cambiante.

El Emperador se dirigió al Gran Sacerdote y pidió ver en el Oráculo el destino de la batalla. El Gran Sacerdote le señaló las pantallas con un amplio movimiento del brazo.

El Consejero no vio nada. Tampoco el Almirante, ni el Emperador.
El Consejero se irritó, lo molestaban las pérdidas de tiempo. El Emperador se revolvió incómodo, y preguntó, no sin temor, el por qué de la ausencia de imágenes.

El Gran Sacerdote lo miró, y comenzó a hablar:

– Grandes fueron tu tío y su padre, construyeron un Imperio como nunca se registró en la historia. Sembraron igualdad, y recogieron alegría. Sembraron seguridad, y recogieron la fidelidad de sus súbditos. Tú, en cambio, sembraste opresión, sembraste odio. Y llega el momento de la cosecha. Tu recogerás Nada.

El Emperador se quedó mudo. No fue de su garganta que salió aquel grito terrible. Había querido llamar a los guardias para callar al insolente, pero el grito lo inmovilizó.
Caído a su lado, con el cuerpo contracturado, una mano agarrada a la garganta y el rostro distorsionado, el Consejero no se movía. El Emperador se arrojó al piso y en vano lo sacudió. El Consejero no reaccionaba. Todo en él era la imagen misma de la muerte. Pero lo peor eran sus ojos. Sus ojos llenos de Nada.

Levantó la vista justo a tiempo para ver la espalda del Sacerdote desapareciendo por la séptima puerta. La puerta de madera, que había permanecido cerrada desde tiempo inmemorial. Y ahora, al cerrarse la séptima puerta, la Pluma del Fénix, el Protector Imperial, se había descolgado de la puerta y caía en lentos vaivenes hacia el piso.
A cada vaivén, siete diamantes de la bóveda se apagaban. El Emperador empezó a correr y tropezar, correr y tropezar, mientras uno por uno se apagaban los diamantes.

El Templo se quedó a oscuras. El Emperador se desplomó a tres pasos de la Pluma.

Sus ojos, como los del Consejero, ya no veían. Estaban llenos de Nada.

Afuera, comenzaron los festejos.

Claudio Avi Chami

Si te gusta Locaciencia, ven a visitar mi otro sitio: “La Botica de Claudio

Anuncios
comentarios
  1. bibi dice:

    ufff …Una historia increíble, tan bien narrada que solo me queda felicitar al autor.

  2. Roberto dice:

    Está bueno, podría ser un buen argumento para un libro.

  3. mario dice:

    bueno esta chivo

  4. manuel dice:

    Excelente historia la disfrute muchisimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s