Cap. 13 – Espejos que matan

Publicado: julio 26, 2013 en Ciencia, La loca aventura del conocimiento
Etiquetas:, , ,

La humanidad tiene una historia de fascinación con los “rayos de la muerte”. Nikola Tesla, indudablemente un genio, hacia el final de su carrera propuso varias invenciones estrambóticas. Sus defensores incondicionales apasionadamente afirman que fue un genio adelantado a su tiempo, y que tales invenciones eventualmente serán puestas en funcionamiento. Otros piensan que hacia el final de su carrera, a Nikola le patinaba un tornillo. Sea como sea, y hasta el día de su muerte, Tesla afirmaba haber inventado un rayo de la muerte.

Radar usado por G.B durante la 2da Guerra Mundial

Radar usado por G.B durante la 2da Guerra Mundial

En 1934, el Ministerio del Aire de Gran Bretaña encargó el estudio de la factibilidad de crear rayos de la muerte electromagnéticos. Los científicos británicos llegaron a la conclusión de que tales rayos eran imprácticos pero propusieron, en cambio, el uso de pulsos electromagnéticos para detectar aviones enemigos. Tales estudios fueron la base del radar. No es arriesgado afirmar que la posesión del radar en manos británicas fue una herramienta decisiva para el triunfo contra los alemanes en la Batalla de Inglaterra de 1940.

Hubo una ocasión anterior en la Historia en que se utilizaron “rayos de la muerte” en combate:

El rayo de la muerte de Arquímedes

El rayo de la muerte de Arquímedes

Arquímedes habría colaborado con las tropas locales para incendiar los buques de guerra romanos mediante espejos. El incidente habría ocurrido durante el sitio a Siracusa, en el 212 AC. Tal anécdota figura en numerosos libros de texto, pero es discutida hasta el día de hoy.

La primera razón por la que se discute la veracidad de tal uso del rayo de la muerte es que no figura en fuentes históricas antiguas contemporáneas al supuesto suceso.

Desde el punto de vista científico, en tiempos recientes, la famosa serie Myth Busters ha declarado tal proeza como un mito. Y por otra parte, en dos experiencias separadas, estudiantes del MIT han llegado a la conclusión de que, mediante el uso de suficientes espejos, se podría haber causado daños severos o graves a la flota invasora romana.

De todos modos, sea cierta o no esta anécdota sobre Arquímedes, son innumerables los restantes méritos de este sabio griego, desde su legado del Principio que lleva su nombre, la explicación del funcionamiento de la palanca, el tornillo que también lleva su nombre, y una extensa cantidad de artículos y tratados, los que lamentablemente, en su mayoría se han perdido.

Horno Solar en Francia

Horno Solar en Francia

En nuestros días, lejos ya de las historias o leyendas de la Antigüedad, el uso de espejos para concentrar la energía del Sol es una realidad de todos los días.

Un ejemplo de tales instalaciones es el horno solar en Odeillo, Francia, que utiliza espejos para concentrar la energía solar en un punto focal, en el que se consiguen temperaturas de hasta 3500°C. El calor generado se utiliza para generar electricidad, derretir metales, generar combustible hidrogenado y nanomateriales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s