Consciencia irreversible

Publicado: agosto 10, 2013 en Cuentos, Cuentos de ciencia ficción y fantasía
Etiquetas:,

iStock_000003706769XSmallDesperté, y tras un pausado parpadeo, conseguí abrir los ojos completamente. Las remanentes brumas del sueño me hicieron desconfiar de mis ojos durante unos instantes, y cuando éstas se disiparon, no quedó sombra de duda alguna: todo estaba sumido en la más absoluta oscuridad.

Acto seguido intenté situarme dentro de mis habituales referencias espacio-temporales; mayúscula fue mi sorpresa cuando comprendí que las desconocía. ¡Qué ocurre, no recuerdo nada! –pensé aterrorizado.

Pero mi amarga sorpresa no había hecho sino empezar. Con la salvedad de los ojos, el resto de mi cuerpo estaba paralizado, indiferente a mi voluntad de movimiento. Mis titánicos esfuerzos por arrancar la más ligera señal de vida a alguno de mis miembros fueron estériles, criogénicamente estériles.

Una vez comprobada mi parálisis corporal –e intentando mantener mi creciente angustia bajo control– pasé a revisar el estado de mi mente. Tras un breve intervalo de tiempo, el autoanálisis arrojó alarmantes conclusiones: aunque mi capacidad de raciocinio permanecía intacta, todos los contenidos de mi memoria a medio y largo plazo habían desaparecido por completo, así como la práctica totalidad de mi vocabulario, con la única excepción de los conceptos referidos a mi propia entidad personal. Mi situación parecía confirmar que sólo era un cerebro ignorante, aislado en un medio inexistente, carencia absoluta de estímulos, tal vez esto fuera la Nada. Mi personalidad consigo misma, yo como primordial unidad. Uno. No podía concebir idea más espantosa.

La incapacidad de asimilar la evidencia se apoderó de mi mente incompleta. El horror microorgánico, el horror celular, el horror primigenio… sin fin.

Creí ver fogonazos de luminosidad cromática, creí sentir un movimiento circular que tomaba mi cuerpo como eje de rotación –e incluso escuchaba voces constantemente–, voces susurrantes que decían saberlo todo; aunque es probable que sólo fuesen estímulos alucinatorios que mi cerebro creaba como respuesta a la ausencia ambiental.

Más allá de mis posibilidades estaba conocer por cuanto tiempo estuve inmerso en la sinrazón de la locura, y poco importa, pues el tiempo tampoco existía para mí.

De repente, una serie de fosforescentes caracteres tipográficos –minúsculos, pero perfectamente legibles– comenzó a dibujarse frente a mis ojos, sobre el invariable fondo negro. No se trataba de otra alucinación, pues ningún producto de la imaginación podría poseer semejante nitidez.

Turbado, leí aquella línea de signos:

“Este mensaje fue grabado en la retina de su ojo derecho con fecha /21-07-2074/. El hecho de que usted pueda leer esta inscripción corroborará el correcto funcionamiento de los recursos tecnológicos intrínsecos a su proceso penal en curso.

El Consejo Judicial dictaminó “Consciencia Irreversible” como sentencia final a su prolongado juicio, según los trámites pertinentes.

En este momento acaba usted de abandonar el sistema solar, con una velocidad media aproximada de 27 km/s. Su cerebro se encuentra inmerso en fluido amniostable dentro de un cilindro biocomputerizado modelo Társic –virtualmente indestructible– con trayectoria autorregulada hacia su vacío interestelar más próximo.

El resto de su cuerpo fue incinerado según normativa habitual. Su petición de clemencia fue aceptada por el Consejo Judicial; así pues su consciencia fue desactivada antes de iniciar el traumático proceso de extracción cerebral.

Como habrá podido comprobar, su memoria se encuentra prácticamente anulada. No se preocupe, se encuentra en perfecto estado de conservación, e irá recuperando progresivamente su libre acceso a la misma con el paso de los eones, siguiendo el esquema psicométrico implantado según la pauta 7C-3 de su sentencia. De hecho, podrá usted recordar hasta la más nimia de sus experiencias vividas, y evaluar así el nivel de ajuste existente entre la naturaleza de su castigo y su grado de responsabilidad en el crimen cometido.

Si el azar está de su parte, encontrará su final en el choque con algún cuerpo errático, aunque las probabilidades de impacto son abismalmente remotas. En caso contrario, su vida será eterna.”

Hasta siempre

Luis Bermer

En el sitio del autor Luis Bermer encontrarás más cuentos de ciencia ficción y de terror.

Anuncios
comentarios
  1. Luis Bermer dice:

    Gracias por tu publicación, amigo.
    Fue uno de mis primeros relatos, y le tengo cariño 🙂

    ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s