¡Gracias, Universo!

Publicado: septiembre 14, 2013 en Cuentos, Cuentos varios y delirios diversos
Etiquetas:,

Esta vez, en la sección de cuentos varios de Locaciencia (o sea, aquellos que no son de ciencia ficción o fantasía), hace su aparición una autora que a mí, por lo menos, me hizo reír mucho con su obra que tiene también mucho ritmo.

¡Gracias, Universo!

Tac tac tac resuena el golpeteo del tacón contra el pulido suelo del aeropuerto. El tic de mi ceja se ha agravado a tal grado que siento la piel tirante. Tres horas. Tres benditas horas llevo esperando para poder embarcar. Vale, es normal que en los vuelos exista un poco de retraso, pero esto ha pasado de un retraso a un cachondeo.

Ahora empiezo a moverme de un lado a otro. Miro el reloj, y me parece que el tiempo pasa cada vez más lento. Vuelvo a mirar hacia la puerta de embarque. Las azafatas ahí colocadas con sus perfectos uniformes están cada vez más nerviosas, y es comprensible. No soy la única que las mira con unas ganas incontenibles de tirarles un ladrillo a la cabeza, aunque en el fondo todos sabemos que ellas no tienen la culpa. Pobres.

Consigo que mis piernas se dirijan a los asientos y las cruzo enérgicamente mientras coloco el bolso en mi regazo. Llevo una falda de vuelo, así que seguro que el tipo de enfrente me ha visto los pantis rojos de encaje. A quién se le ocurre… No es normal encontrarse a un hombre irresistible con el que echar un polvo rápido en el baño del aeropuerto. Pero bueno, como solía decir mi madre, mejor ir siempre preparada.

Las tres horas se han convertido en cuatro y media. Las pobres azafatas tienen los ojos clavados en la salida de emergencia por si se monta un motín en la sala de espera. Y yo ya no sé si reír o llorar. Se me han dormido las piernas, y si me levanto, corro el riesgo de caer de bruces. Pero no puedo seguir por más tiempo sentada. Estoy empezando a dejar de sentir el culo. He ahí mi dilema… La opción más saludable: levantarse poco a poco.

Dejo el bolso a un lado, me agarro firmemente del reposabrazos de cada lado y con un esfuerzo que me parece sobrehumano, comienzo a levantarme. Debo de tener unas pintas de inteligente…

Después de un rato consigo levantarme, y en mi fuero interno canto el himno de la alegría mientras unas serpentinitas caen y se despliega un cartel de “¡Felicidades Ana!”. Lo que hacen los aeropuertos, convierten a los cuerdos en locos y a los locos en… cosos no identificadas.

Doy un paso para poder coger el bolso y noto que el tobillo me hace un bailoteo extraño, la pierna se me convierte en gelatina y caigo de la forma más ridícula posible, enseñando, como no, mis pantis rojos a toda la sala. Tan pronto como soy consciente de que todo el mundo me mira, me bajo la falda y me siento en el suelo. Tengo la cara ardiendo de la vergüenza. Que el señor de enfrente te vea las bragas tiene un pase. Que te las vea toda la sala… Lo mejor de todo es que nadie se levanta para ayudarme a levantarme, pues mis dichosas piernas siguen dormidas.

De repente, noto como me levantan del suelo por la espalda. Mi cara de póker debe de ser impresionante. Hace nada estaba tirada en el suelo maldiciendo a toda la sala, y ahora estoy medio suspendida en el aire.

— ¿Se encuentra bien, señorita? — Me susurra una voz profunda, quizás un poco rasgada, con un aire de misterio. Lo que me recorre la columna al escuchar esa voz se asemeja bastante a un orgasmo. — ¿Señorita? — Insiste.

— Sí…— La afirmación sale a regañadientes de mi garganta. Noto que deshace el agarre, pero al ver que estoy a punto de volver a enseñar mi ropa interior a todo el mundo, me coge de nuevo.

— Será mejor que se siente— Me dejo manipular a su antojo. Me sienta en mi antiguo sitio y se coloca frente a mí en cuclillas. Señor, otro orgasmo.

Pelo negro como el carbón, piel morena, de hombros anchos, sonrisa Orbit y unos ojos verdes que quitan el aliento. Viste traje negro con camisa blanca. Típico. Pero los hombres de traje son lo mío. Y es ahora que logro reaccionar.

— Muchas gracias— Sonrío ampliamente mientras inclino la cabeza hacia la derecha y subo el hombro del mismo lado. Modo cazadora ON. Aquí el que no corre vuela, y yo tengo la oportunidad a mis pies, nunca mejor dicho.

Para cuando subimos, ya sé la mitad de su vida, y la otra mitad me la cuenta durante el vuelo, pues gracias a no se sabe qué fuerza del universo, a la que le debo un enorme favor, estamos sentados juntos. Las seis horas de espera en el aeropuerto no me parecen tanto ahora que lo miro con otra perspectiva.

Busco mis ya famosos pantis rojos por la habitación del Westin de Berlín. Una vez doy con mi presa y me los coloco, empiezo a quitarme la camisa blanca con una mezcla perfecta de One Million de Paco Rabanne y André. Aspiro un poco más ese aroma embriagador antes de dejarla caer al suelo y colocarme el sostén.

Me meto de nuevo en el baño con el resto de mi ropa y la bolsa del maquillaje. Abro el grifo y refresco mi rostro. Levanto la mirada y me observo con ojo crítico en el espejo. Aparto un par de mechones pelirrojos de la cara y me doy cuenta de que mis ojos parecen más bien color miel que marrón. De verdad que el sexo hace maravillas. Aunque el bueno de André también tiene mucho que ver. Cierro los ojos y respiro profundamente. Los recuerdos de la noche anterior me vienen a la mente.

La cena, las copas, cuando estuvimos bailando en el pub, cómo me llevó casi en volandas a su habitación mientras me devoraba a besos y cuando… Uff… El resto ya no es apto para menores. Incluso ahora me parece sentir sus manos recorriendo cada centímetro de mi piel, sus labios declarando un incendio por todo mi cuerpo… Abro los ojos de golpe. Ya, Ana, ya. Que como sigas así te veo haciendo el salto del tigre sobre él.

Salgo del baño totalmente vestida y, para mi sorpresa, André está despierto. No es por echarme flores ni nada por el estilo, pero suelo dejar a los tíos KO. La gimnasia rítmica da mucho fondo, aunque la hayas dejado.

— Buenos días— Le sonrío. Veo mi bolso al otro lado de la cama.

La rodeo lentamente y él me sigue con la mirada mientras se reincorpora. No puedo evitar que se me vayan los ojos. Menudo torso. Es para quedarse enganchada de él al estilo garrapata. Tomo el bolso y me dispongo a salir de la habitación, sin despedidas ni promesas, como siempre he hecho. Pero André desbarata mis planes. Me coge de la cintura, me mete debajo suya y me besa como nunca habían hecho en mi vida. Si esto no es hacer el amor con la boca, que baje Dios y lo vea. Cuando separa sus labios de los míos, la inercia hace que intente irme con ellos, pero no llego. Tengo la respiración agitada y el corazón me va a mil por hora.

— Sin despedidas, ¿eh? — Me sonríe de lado. Oh, señor, que visión.

— Algo así… Creo que despedirse es como si no fueses a ver a la otra persona nunca más. Prefiero los finales abiertos.

Me mira un tanto sorprendido. Y yo también me sorprendo un poco. Es la primera vez que le doy explicaciones a un tío. No se las daba ni a mi ex cuando estábamos juntos. Creo que ni a mi padre… De normal le habría dado con el bolso en toda la cara y me hubiese ido. Besa demasiado bien.

— Está bien, Ana, sin despedidas— Y con las mismas se inclina y me deposita un beso totalmente distinto al de hace apenas un momento. Es un beso suave y dulce. Casi casto diría. Pero me gusta… mucho…

Cuando se levanta y se mete en el baño, me quedo mirando al techo totalmente atontada. Me levanto como si la cama ejerciese una atracción sobrenatural sobre mí. Arreglo mi ropa, cojo el bolso y salgo de la habitación.

No volveré a verlo. Las probabilidades son… Digamos que bastante escasas…

Estúpidos aviones, estúpidos aeropuertos, estúpido mundo. Juro que es la última vez que cojo un avión. ¡A la próxima me voy en patera si hace falta!

Adivina adivinanza donde se encuentra Ana… En la sala de espera para embarcar en el avión que, cómo no, llega con retraso. Por la nieve, dicen. ¡Pues maldita sea la nieve!

La misma fuerza misteriosa del universo que hace un par de meses hizo que conociese a un chico de los que quitan el sentido, hoy la tiene tomada conmigo. Al salir de casa el taxi no había llegado, mientras esperaba fuera ha empezado a diluviar, así que me he puesto como una sopa, cuando corría hacia el mostrador para facturar la maleta, puesto que llegaba tarde gracias a la lluvia que de repente se había transformado en nieve, me he resbalado, me he roto el tacón y casi me rompo la crisma. Luego, me ha pitado el aparatito de la aduana, y la tía casi me hace desnudarme. Y cuando por fin llego a la puerta de embarque, me encuentro con que el avión tiene un mínimo de dos horas de retraso. Yo también te quiero universo… ¡Ah! Se me olvidaba, mi acosador personal viene conmigo. Mi jefe y ex novio, Viktor. No preguntéis por esa “k”… Su madre no es precisamente la viva imagen de la cordura, ni ella misma sabe el por qué.

— Ana, querida, ven y siéntate— Da unos golpecitos en el asiento que está a su lado. Lo fulmino con la mirada. Este se cree que soy su perro o algo así. — Vamos Ana, no podemos estar enfadados toda la vida— Se inclina y me coge de la mano, obligándome a acercarme a él. — Sabes que fue un error. — Suelta mi mano y la pone en mi cintura. Uyy, este quiere que le vuelva a romper la nariz. — Estamos hechos el uno para el otro. Cassandra solo fue, un desliz— ¿Desliz? Desliz el de su mano, que ahora está puesta en mi culo.

— O quitas la mano de ahí, o te la parto— Debo de dar miedo ahora mismo, porque se pone pálido y quita la mano rápidamente. Doy media vuelta y me alejo con paso firme, maldiciendo y soltando veneno por la boca. Y de repente… Ana en el suelo. Ya es la segunda vez que me caigo en mitad de una sala de embarque. La diferencia, hoy llevo pantalones. ¡Ja! Ana uno, universo… siete. Doy pena…

Mientras me compadezco de mi misma, algún alma caritativa se apiada de mí y me levanta. Me coge por la espalda y me alza, quedando casi suspendida en el aire. Un momento… ¿Soy yo o esto ya me había pasado? Y es entonces que a mi nariz llega la mezcla perfecta de One Million de Paco Rabanne y…

— Hola de nuevo, Ana— Por megafonía comunican que mi vuelo ha sido cancelado a causa del temporal y hoy estreno un nuevo conjunto de Victoria’s Secrets. ¡Gracias universo!

Alejandra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s