La foto del día, 12-noviembre-2013

Publicado: noviembre 12, 2013 en Ciencia
Etiquetas:, , ,


1424504_549055845162557_156600903_n

El Molinillo Austral (también conocida como Messier 83 o NGC 5236) es una galaxia espiral barrada en la constelación de Hydra. Puede ser observada con binoculares.

Fue descubierta entre los años 1751/1752 por el abad Nicolas Louis de Lacaille. Catalogada por Charles Messier el 17 de febrero de 1781 desde su casa en la parte norte de París, es tan difícil de observar que afirmó que “Uno puede verla solo si tiene una gran capacidad de concentración”.

Seis supernovas se han registrado hasta ahora en M83

(Fuente del texto descriptivo: Wikipedia)


Cierta vez, alguien me preguntó qué encontraba más difícil en el trabajo de escribir. No parpadeé al responder: “Los personajes y los diálogos”. Del diseño de personajes quizá hablemos en otro momento, pero hoy me gustaría pediros unos minutos de vuestra atención para dedicarlos a lo difícil que es construir un buen (o incluso un mal) diálogo.

A menudo, y especialmente en los cuentos, donde no hay espacio para un desarrollo en profundidad de la psicología de un personaje, la forma en que éste habla puede bastar para definirlo. Un personaje que nos es presentado hablando de determinada manera evocará en nuestra mente una concreta forma de ser y, si el autor es lo suficientemente hábil, ni siquiera necesitará describirlo física o mentalmente para que tengamos una imagen clara de cómo es.

Claro que ahí tropezamos con el meollo de la cuestión.

Leer el resto de esta entrada »


Esta ilusión óptica es impresionante.

En formato de GIF animado y película:

pW3njVG
 


 
Lo encontré a través de Menéame en Fogonazos
 

<<< OTROS TEMAS PUBLICADOS >>>
Trepando las dimensiones
Lista de cuentos de ciencia ficción y fantasía de Locaciencia
Experimentos al ataque

 


El gerente de la oficina revisó los informes y, con un gesto que era una mezcla de resignación y furia, se dirigió a su empleado que estaba en la oficina vecina:
– Synthrax, ¿has sembrado ya los dinosaurios en el cuarto planeta del Sol?

Synthrax apartó la mirada con desgano de su consola. Su cibermundo llevaba una ventaja ajustada contra los de sus dos amigos. En ese momento era imperativo que se concentrara en ganar.

– Por supuesto, tío – dijo el aludido con voz ausente, devolviendo su mirada a los parámetros del juego.

Su tío optó por no seguir desgañitándose, para lo que comenzó a acercarse subrepticiamente a la oficina del inútil de su sobrino. Cómo era de esperarse, estaba nuevamente jugando con sus estúpidos amigos y sus no menos estúpidos cibermundos.

Se detuvo a escasos centímetros de los oídos del infeliz y le espetó con un rugido:

– ¿Están todos los parámetros del cuarto planeta en sus valores nominales?

Su sobrino saltó varios centímetros en su asiento, a la vez que adquiría un enfermadísimo tono pálido en su rostro. Se recuperó, atinó a ocultar las imágenes de su juego, colocar los parámetros del planeta en foco y decir con una voz que, pensó, sonaba segura:

– Por supuesto, tío. Fíjese Ud. que buen trabajo he hecho, todos los parámetros en su valor nominal con un 0.1% de precisión y…

Su tío, sin dejar de notar que la voz le temblaba bastante, repuso:

– Yo veo un error.

– ¿Dónde? Mire Ud., todos los parámetros del tercer planeta están correctamente calculados según lo que…

– ¿Del tercer planeta? Te dije el cuarto. EL CUARTO. EL CUAR-TO. ¿Qué clase de idiota siembra dinosaurios en un planeta CUBIERTO DE AGUA?

– Yo… lo siento, tío. Esta vez lo estaba llevando adelante tan bien y… un error lo tiene cualquiera.

– Mira, te doy la última oportunidad y sólo por lo mucho que amaba a tu excelente madre. Aunque no entienda como pudo haber engendrado a semejante… Pero no importa. Borra ya mismo ese estúpido tercer planeta azul del sistema solar y ASEGÚRATE de sembrar los dinosaurios en el planeta rojo. ¿Está claro?

– Por supuesto, tío, por supuesto. Ya lo hago.

– Más te vale. Debo irme, me esperan en la reunión del Consejo Supremo y por culpa de tus chiquilinadas terminaremos los dos de patitas en la calle.

Synthrax calculó rápidamente el tamaño del meteoro necesario para borrar al planeta Tierra del Universo. Estaba preocupado solamente por lograr que la demora en el cálculo fuera mínima, para así poder concentrarse en lo que realmente le importaba: proseguir su partida de cibermundos.

Synthrax olvidó sembrar los dinosaurios en Marte pero pudo al menos ganar su partida, pocas horas antes de ser finalmente expulsado de su trabajo.

¿Y la Tierra? Eppur si muove (*).

Claudio Avi Chami

 

<<< OTROS CUENTOS PUBLICADOS >>>
Lista de cuentos de ciencia ficción y fantasía de Locaciencia
Despedida
Fundaciones

 

(*) – Eppur si muove: Y sin embargo, se mueve. Es la frase que según la tradición pronunció Galileo luego de haberse retactado frente a la Inquisición respecto del movimiento de la Tierra alrededor del Sol.


En este capítulo:

  • ¿Cómo se hace una momia?
  • Cómo deshidratar una naranja
  • Cómo se flota sin esfuerzo en el Mar Muerto

 

<<< TEMAS RELACIONADOS >>>
Todos los capítulos de “Experimentos al ataque”
Reparando la nave del extraterrestre – Cuento para niños
Lista de cuentos de ciencia ficción de Locaciencia

 


Y Dios lo hizo morir durante cien años
y luego lo animó y le dijo:
-¿Cuánto tiempo has estado aquí?
-Un día o parte de un día, respondió.

Alcorán, II, 261.

<<< OTROS CUENTOS PUBLICADOS >>>
Lista de cuentos de ciencia ficción y fantasía de Locaciencia
Fundaciones
Lazos

 

La noche del catorce de marzo de 1939, en un departamento de la Zeltnergasse de Praga, Jaromir Hladík, autor de la inconclusa tragedia Los enemigos, de una Vindicación de la eternidad y de un examen de las indirectas fuentes judías de Jakob Boehme, soñó con un largo ajedrez. No lo disputaban dos individuos sino dos familias ilustres; la partida había sido entablada hace muchos siglos; nadie era capaz de nombrar el olvidado premio, pero se murmuraba que era enorme y quizá infinito; las piezas y el tablero estaban en una torre secreta; Jaromir (en el sueño) era el primogénito de una de las familias hostiles; en los relojes resonaba la hora de la impostergable jugada; el soñador corría por las arenas de un desierto lluvioso y no lograba recordar las figuras ni las leyes del ajedrez. En ese punto, se despertó. Cesaron los estruendos de la lluvia y de los terribles relojes. Un ruido acompasado y unánime, cortado por algunas voces de mando, subía de la Zeltnergasse. Era el amanecer, las blindadas vanguardias del Tercer Reich entraban en Praga.

Leer el resto de esta entrada »


bidet

En un chat multitudinario con amigos surgió un tema interesante: ¿Cómo usás el bidet? No “para qué”, eso es sabido; sino, ¿CÓMO TE SENTÁS?

La mayoría lo usábamos igual, sentados de espaldas a la pared, manejando las canillas al tacto; pero uno viene con una teoría
irrefutable: “El bidet debe usarse de frente a la pared porque el cosito por el que sale el agua te queda justo en el hoyo, podés ver las canillas, la jabonera y la toalla”. Tiene lógica, pense.
Cuando me toque, voy a probar.

A la mañana siguiente, me tomo mi café… efecto instantáneo.
Abrigadito con mi bata me juego un jueguito en el celu mientras hago lo que tengo que hacer en el inodoro. Termino. Hora del buche. Me acuclillo apenas y pivoteo en un pie dando medio giro, casi como en una coreografía de Ginger Rogers; y estaciono en una maniobra sobre el bidet, de frente a la pared. ¡Genial! Puedo acceder a las canillas, mezclo la caliente con la fría hasta lograr la tibieza justa, manejo la presión con la del medio, llego al jabón, toalla, todo. Impecable.

Este amigo tenía razón, y me introdujo a un mundo un tanto adictivo…, me saco la bata, salto a la ducha y me voy a la oficina, que ya llego tarde por la bideteada.

En la ofi, todo bien. A la hora del almuerzo se me da por innovar, y pido un delivery de comida china: cerdo con hongos y brotes de bambú.

Muy rico, pero el efecto es más instantáneo que el de mi café mañanero.

Voy al baño de empleados apretando los cantos: están todos los boxes ocupados. ¡Me cagooo!. Los jefes se fueron a comer afuera, y la conchuda de su secretaria está almorzando en el comedor… así que me cuelo subrepticiamente en el baño de gerencia.

Leer el resto de esta entrada »