Posts etiquetados ‘Dolina’


El ruso Salzman tuvo muchas novias. Y a decir verdad solía dejarlas al poco tiempo. Sin embargo, jamás se olvidaba de ellas.
Todas las noches sus antiguos amores se le presentaban por turno en forma de pesadilla. Y Salzman lloraba por la ausencia de ellas.

La primera novia, la verdulera de Burzaco, la pelirroja de Villa Luro, la inglesa de La Lucila, la arquitecta de Palermo, la modista de Ciudadela. Y también las novias que nunca tuvo: la que no quiso, la que vio una sola vez en el puerto, la que le vendió un par de zapatos, la que desapareció en un zaguán antes de cruzarse con él.

Después Salzman lloraba por las novias futuras que aún no habían llegado.

Los hombres sabios no se burlaban del ruso pues comprendían que estaba poseído del más sagrado berretín cósmico: el hombre quería vivir todas las vidas y estaba condenado a transitar solamente por una. Aprendan a soñar los que se contentan con sacar la lotería…

Alejandro Dolina

<<< OTROS CUENTOS PUBLICADOS >>>
Lista de cuentos de ciencia ficción y fantasía de Locaciencia
El hombre que se transformaba demasiado
Angelito en Tierra Santa

 


Parafraseando a Alejandro Dolina (para mí, un Maestro):

Tarde llegan a este blog los cuentos de Dolina.

Pero lo importante es que llegaron. A continuación, el cuento:

El hombre que se transformaba demasiado

El doctor Maderna aprendió a convertirse en mariposa cuando era un adolescente.

Más tarde adquirió nuevas destrezas y así llegó a transformarse en gato, en anguila, en pez, en caléndula y en escritorio.
Siendo adulto era capaz de convertirse en cualquier objeto a su capricho.

Sin embargo, sus metamorfosis se hicieron tan frecuentes que su familia vivía en inquietud constante. Nadie se atrevía a matar a una cucaracha por temor a que se tratara del doctor Maderna. Una noche lo arrojaron a la basura bajo la forma de una esponja usada y un domingo estuvo a punto de ser devorado por su propio hijo, quien no supo reconocerlo en un chorizo.

Cada vez era menos asidua su apariencia original.
Eso sí, nunca dejaba de asumirla el día de su cumpleaños, para no perderse obsequios y homenajes.

Una madrugada entraron ladrones y se lo robaron, cuando era un jarrón de cristal. Nunca jamás se supo de él.

Desde entonces, su pobre esposa recorre las casas y negocios de la ciudad, hablando tiernamente a los floreros:

Ramón… Ramón… Maderna…

Pero los jarrones siempre son jarrones, o acaso son alguna otra persona.

Alejandro Dolina. Crónicas del Ángel Gris.

<<< OTROS CUENTOS PUBLICADOS >>>
Lista de cuentos de ciencia ficción y fantasía de Locaciencia
Encuentro muy cercano
Caída y Resurgimiento de la Iglesia Católica

 


El Negro Dolina descubrió, y luego reveló al mundo, la existencia del Ángel Gris de Flores. Este ángel milonguero y melancólico se encarga, aparentemente, de repartir los sueños en el barrio de Flores, en Buenos Aires.

Menos conocido para el público en general, quizá por ser del Interior, quizá por ser más irreal aún que su primo de Flores, es Angelito el Rosarigasino. Dicen que Angelito también reparte sueños, allí por el barrio de Alberdi de la Segunda Ciudad Argentina. Pero, además de agente celestial venido a menos, Angelito es argentino. Y como todo argentino que se precie de tal, ahorró peso sobre peso para comprar una Excursión al Viejo Mundo.

Todo comenzó con la lectura del conciso pero descriptivo título del paseo ofrecido a cuatro colores en el diario La Capital, decano de la prensa argentina: “Conozca Tierra Santa y siete capitales europeas en quince días, todo incluído”. Hubo que vaciar bolsillos, hubo que saquear los contenidos de los frascos de monedas de la alacena para financiar la aventura. Pero el momento glorioso llegó.

(más…)


El universo es una perversa inmensidad hecha de ausencia. Uno no
está en casi ninguna parte. Sin embargo, en medio de las infinitas
desolaciones hay una buena noticia: el amor

…del Negro Dolina, y…

…(el hombre era) capaz de reflexionar sobre el misterio de su origen,
de estudiar el extraño y tortuoso sendero por el cual había surgido
desde la materia estelar. Era el material del Cosmos contemplándose a sí mismo.
Consideró la enigmática y problemática cuestión de su futuro.
Se llamó a sí mismo humano.
Y ansió regresar a las estrellas.

… de Carl Sagan

Estamos constituidos de elementos químicos.  La mayoría de esos elementos, según las teorías actuales, pudieron haber sido creados únicamente en el corazón de alguna estrella que murió hace mucho tiempo. Serán todos esos materiales, parte de la misma estrella muerta? Seremos una especie de Naciones Unidas estelares, formados por la mezcla de infinidad de estrellas? No lo sabemos, pero es muy probable.

Somos, todos y cada uno de nosotros, polvo de estrellas aunque no trabajemos en Hollywood. Polvo de estrellas que vive y aprendió a amar y a comprender. O que debería aprender a.