Posts etiquetados ‘Hubble’

La foto del día, 12-noviembre-2013

Publicado: noviembre 12, 2013 en Ciencia
Etiquetas:, , ,


1424504_549055845162557_156600903_n

El Molinillo Austral (también conocida como Messier 83 o NGC 5236) es una galaxia espiral barrada en la constelación de Hydra. Puede ser observada con binoculares.

Fue descubierta entre los años 1751/1752 por el abad Nicolas Louis de Lacaille. Catalogada por Charles Messier el 17 de febrero de 1781 desde su casa en la parte norte de París, es tan difícil de observar que afirmó que “Uno puede verla solo si tiene una gran capacidad de concentración”.

Seis supernovas se han registrado hasta ahora en M83

(Fuente del texto descriptivo: Wikipedia)


hs-2013-33-a-xlarge_web

<<< TEMAS RELACIONADOS >>>
Todos los capítulos de “La Loca Aventura del Conocimiento”
Cómo llegar a Marte
Temas destacados de Ciencia y Tecnología de Locaciencia

 

Traducido por Locaciencia

Mirando al pasado de hace 11 mil millones de años atrás, cuando el Universo era muy joven, los astrónomos han descubierto que la anatomía de diversas galaxias estudiadas no es tan diferente de como se ven las galaxias en el Universo cercano de hoy. Los resultados fueron obtenidos mediante el sistema CANDELS (Cosmic Assembly Near-infrared Deep Extragalactic Legacy Survey) de exploración de objetos del espacio profundo instalado en el Hubble. Es el proyecto más importante en la historia del telescopio Hubble, su objetivo es explorar la evolución de las galaxias en el universo primigenio, y las primeras semillas de estructura cósmica durante los primeros mil millones de años de vida del Universo después del Big Bang.

(más…)


eso1331a--644x400

Los telescopios ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) han proporcionado a los astrónomos la mejor visión conseguida hasta ahora de una gigantesca estrella en pleno proceso de formación en el interior de una nube oscura. Se tratan de un útero estelar con más de 500 veces la masa del Sol -el más grande de los encontrados hasta el momento en la Vía Láctea-, que aún está creciendo. La estrella embrionaria del interior de la nube devora con avidez el material que cae hacia el interior. La nube “dará a luz” a una estrella muy brillante con más de 100 veces la masa del Sol.

Las estrellas más masivas y brillantes de la galaxia se forman en nubes frías y oscuras, pero el proceso no solo está envuelto en polvo, sino también en un halo de misterio. Un equipo internacional de astrónomos ha utilizado ALMA para obtener una “ecografía prenatal” en el rango de las microondas con el fin de conseguir una imagen más clara de la formación de este tipo de gigantesca estrella situada a unos 11.000 años luz de distancia, en una nube conocida como la Spitzer Dark Cloud.

Hay dos teorías sobre la formación de las estrellas más masivas. Una de ellas sugiere que la oscura nube parental se fragmenta, creando varios núcleos pequeños que colapsan por sí mismos y, eventualmente, forman estrellas. La otra teoría es más dramática: toda la nube empieza a colapsar hacia el interior, con material que se precipita hacia el centro de la nube formando una o varias bestias estelares masivas.

Un verdadero gigante

Gracias a observaciones llevadas a cabo con el telescopio espacial Spitzer de la NASA y el telescopio espacial Herschel de la ESA, la nube Spitzer se reveló, primero, como un impresionante entorno oscuro de densos filamentos de gas y polvo. Ahora, el equipo liderado por Nicolas Peretto, del CEA/AIM Paris-Saclay (Francia) y la Universidad de Cardiff (Reino Unido) ha utilizado la sensibilidad única de ALMA para ver en detalle tanto la cantidad de polvo como el movimiento del gas que se desplaza hacia el interior de la nube oscura, y han descubierto un verdadero gigante.

“Hemos obtenido la primera visión realmente profunda de lo que estaba ocurriendo en el interior de esa nube”, afirma Peretto. “Queríamos ver cómo se forman y cómo crecen estas estrellas gigantescas, ¡y sin duda lo hemos conseguido! Una de las fuentes que hemos encontrado es inmensa, el núcleo protoestelar más grande de todos los que se han localizado hasta ahora en la Vía Láctea”.

Este núcleo -el útero que alberga al embrión de estrella- tiene unas 500 veces la masa del Sol girando en su interior. Y las observaciones muestran que hay mucho más material fluyendo todavía hacia el interior e incrementando aún más la masa. Finalmente, este material colapsará, formando una estrella joven de más de 100 veces la masa de nuestra estrella anfitriona, una bestia muy poco común. Solo una de cada diez mil de todas la estrellas de la Vía Láctea alcanzan tal cantidad de masa.

“Estas estrellas no son solo poco comunes, sino que su nacimiento es extremadamente rápido y su infancia muy corta, con lo que encontrar un objeto tan masivo en una etapa tan temprana de su evolución es un resultado espectacular”, añade un miembro del equipo, Gary Fuller, de la Universidad de Manchester (Reino Unido).

Las observaciones revelan también espectaculares detalles de los movimientos de la red de filamentos de polvo y gas, y muestran que una enorme cantidad de gas está fluyendo hacia una compacta zona central, lo que apoya la teoría del colapso global para la formación de estrella masivas, más que la de la fragmentación.

Fuente: ABC España

 

Si te gusta Locaciencia, ven a visitar mi otro sitio: “La Botica de Claudio


Después de insertar esta imagen como parte de la serie “La loca aventura del conocimiento”, cap.5, pensé que sería una picardía no comentar como fue generada.

Tres grandes Observatios de la NASA, el Telescopio Espacial Hubble, el Telescopio Espacial Spitzer, y el Observatorio de Rayos X Chandra, unieron fuerzas para investigar los restos en expansión de la supernova de Kepler, vista por primera vez hace más de 400 años por numerosos espectadores, incluido el propio astrónomo Johannes Kepler.

La imagen combinada revela una burbuja de gas y polvo con un diámetro de 14 años luz, que se está expandiendo a una velocidad de más de SIETE MILLONES de km/h (2.000 km por segundo). Las observaciones realizadas por cada telescopio revelan distintas características de los restos de la supernova, una cáscara en rápido movimiento de material rico en contenido metálico, rodeada por una onda de choque que va barriendo el gas y polvo interestelares.

Cada color de la imagen representa una zona diferente del espectro electromagnético, desde la zona de rayos X hasta los infrarrojos (pasando por la zona visible). Los colores usados son mostrados en el panel que está debajo de la imagen compuesta. Los datos mostrados en rayos X e infrarrojo son invisibles para el ojo humano. Codificando con colores esta información, y combinándola con la imagen visible captada por el Hubble, los astrónomos están presentando una imagen más completa de los restos de la supernova.

Las imágenes en la zona de luz visible provenientes de la Cámara Avanzada de Exploración del Hubble (en color amarillo), revelan los lugares donde la onda de choque de la supernova se estrella contra regiones de gas circundantes más densas.

El telescopio Spitzer revela partículas microscópicas de gas (en rojo) que han sido recalentadas por la onda de choque. El gas re-emite la energía de la onda de choque en el infrarrojo. Los datos del Spitzer son más brillantes en las zonas que son también visibles en la imagen del Hubble.

Los datos de rayos X del Chandra muestran regiones de gas muy caliente, y de partículas de extremadamente alta energía (en azul y verde).

La supernova de Kepler está a una distancia de aproximadamente 13.000 años luz de la Tierra.

Las observaciones fueron tomadas en los años 2000 (Chandra), 2003 (Hubble), y 2004 (Spitzer).

Resumido del artículo original en inglés de la NASA, disponible en:

http://hubblesite.org/newscenter/archive/releases/2004/29/image/a/