Posts etiquetados ‘satélite’


Algunas investigaciones ya señalaban que la nave había abandonado la burbuja de influencia solar, pero la NASA no lo quería confirmar. Ahora un estudio con la intervención de la institución aporta nuevas evidencias. Los expertos estiman que la perseverante viajera  se halla a una distancia equivalente a 125 veces la separación entre la Tierra y el Sol.

La-sonda-Voyager-1-traspaso-las-fronteras-del-sistema-solar-en-agosto-de-2012_image365_Durante los meses de abril y mayo de 2012, los instrumentos de la sonda Voyager 1 de la NASA registraron una densidad de electrones similar a la del medio interestelar que se extiende más allá de los dominios del Sol. El hallazgo parecía confirmar que la nave había escapado a la influencia del astro, sin embargo, aún faltaban datos para disipar la desconfianza de los científicos de la agencia estadounidense.

Varios artículos, entre ellos tres publicados durante el pasado mes de julio en la revista Science, ya apuntaban a la disminución de partículas solares como la evidencia de que la transeúnte galáctica había alcanzado la heliopausa, la zona de transición que actúa como ‘antesala’ de la frontera.

La misma publicación recoge esta semana las pruebas científicas definitivas de que la Voyager 1 rebasó el límite del sistema planetario el 25 de agosto de 2012. “Es la primera vez que logramos alcanzar el medio interestelar, por eso este paso es tan importante”, asegura a SINC Donald A. Guernett, investigador en el departamento de Física y Astronomía de la Universidad de Iowa, una de las tres instituciones estadounidenses participantes en el estudio, junto con el Centro Espacial Goddard de la NASA y la Universidad Católica de América.

Aunque los sensores de la nave robótica, que envían continuamente datos a la Tierra, ya han determinado la composición del medio interestelar, consistente “básicamente en hidrógeno, hidrógeno ionizado (protones) y polvo”, aún “se sabe poco acerca de él y su interacción con el Sol y el gas ionizado o viento solar que rodea a la estrella”, declara el experto.

Fue el registro de una densidad de electrones de 0,08 centímetros cúbicos, dentro de los límites teóricos de la prevista para el plasma interestelar, lo que alertó a Guernett y su equipo de que la Voyager 1 había salido de la heliosfera. Más allá, la heliopausa separa el manto de influencia solar del exterior, más frío y oscuro.

 

<<< TEMAS RELACIONADOS >>>
Lista de temas de “La Loca Aventura del Conocimiento”
El Hubble devela la forma de las galaxias
Viajando más rápido que la luz

 

Esta vez los investigadores enfrentaron las mediciones con una serie anterior obtenida entre octubre y noviembre de 2012, detectando esta disminución en la concentración de partículas. Además, la comparación de la frecuencia de las ondas emitidas cuando los vientos solares alcanzan la cubierta de la heliopausa con los registros de la sonda, permitió establecer finalmente la fecha de cruce de la misma en torno al 25 de agosto de 2012.

“Ahora que conocemos los datos clave, creemos que este es un gran salto en el estudio del espacio interestelar”, afirma Ed Stone, investigador miembro del Proyecto Voyager en el Instituto de Tecnología de Pasadena, en California. “El equipo necesitaba tiempo para analizar las observaciones e interpretarlas. Ahora, podemos responder a la pregunta que todos nos planteábamos: ‘¿Hemos llegado ya?’ Sí, hemos llegado”.

A pesar de las nuevas pruebas cada vez más fehacientes, los científicos aún no han logrado explicar un fenómeno que sigue sembrando dudas entre los más escépticos: el campo magnético solar continúa ejerciendo su influencia en la nave aún cuando se considera fuera de sus dominios.

Un viaje sin retorno

“La Voyager 1 se encuentra muy lejos, a una distancia de unas 125 veces la separación entre la Tierra el Sol”, explica Guernett. Según el investigador de la Universidad de Iowa, la nave nunca regresará a nuestro planeta.

“Nos enfrentamos a dos problemas, el agotamiento del suministro energético del sistema y la debilitación de la señal de radio al alejarse cada vez más de la Tierra. Probablemente no podamos seguir utilizando la sonda a partir de 2025”, añade.

Las denominadas Voyager 1 y 2 son dos sondas robóticas lanzadas respectivamente el 5 septiembre y 20 de agosto de 1977, desde Cabo Cañaveral, Florida (EEUU), con el objetivo inicial de explorar Júpiter y Saturno.

Actualmente, tras 36 años alejándose de nuestro planeta, las dos gemelas se encuentran más lejos de la Tierra y el Sol que Plutón, inmersas en la Misión Interestelar Voyager (VIM, en sus siglas en inglés) que estudia los límites del sistema solar.

Fuente: SINC

 

Anuncios

amos4-2

 

Traducido y adapatado por Locaciencia
Fuente: IAI

 

<<< TEMAS RELACIONADOS >>>
Lista de temas de “La Loca Aventura del Conocimiento”
Israel desde el espacio
Instituciones académicas de Israel entre las mejores del mundo

 

El satélite AMOS-4, construido por las Industrias Aeroespaciales de Israel (IAI) para Spacecom, fue lanzado con éxito el 31 de Agosto desde Baikonur, Kazakhstan, sobre un vector ZENIT 3SLB. El 1ro. de Septiembre el satélite se separó de la última etapa del cohete de lanzamiento y comenzó a comunicarse con la estación terrena de control. Los ingenieros de IAI comenzaron las operaciones de Transferencia de Órbita.
Durante las próximas tres semanas, AMOS-4 permanecerá en su órbita de transferencia y pruebas antes de arribar a su posición de servicio permanente. (más…)

mars-sample-return-concept

<<< TEMAS RELACIONADOS >>>
Lista de temas de “La Loca Aventura del Conocimiento”
Despachando equipaje en el Espacio
El árbol de la vida – Un mapa genético de las especies

 

Traducido por Locaciencia

La NASA ha otorgado financiación a seis conceptos tecnológicos de la próxima generación, que cree que ayudarán en la exploración y comprensión del cosmos en el futuro.

Las seis ambiciosas ideas, que fueron seleccionadas durante la Fase 2 del programa de la Nasa de Conceptos Innovadores Avanzados  (NIAC) program, cubren un amplio rango de aplicaciones futuras potenciales. Una de las propuestas, por ejemplo, está encaminada al desarrollo de impulsores láser para naves espaciales, mientras que otra busca fabricar pequeños pero robustos robots que podrían explorar otros planetas y satélites en masa.

(más…)


eso1331a--644x400

Los telescopios ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) han proporcionado a los astrónomos la mejor visión conseguida hasta ahora de una gigantesca estrella en pleno proceso de formación en el interior de una nube oscura. Se tratan de un útero estelar con más de 500 veces la masa del Sol -el más grande de los encontrados hasta el momento en la Vía Láctea-, que aún está creciendo. La estrella embrionaria del interior de la nube devora con avidez el material que cae hacia el interior. La nube “dará a luz” a una estrella muy brillante con más de 100 veces la masa del Sol.

Las estrellas más masivas y brillantes de la galaxia se forman en nubes frías y oscuras, pero el proceso no solo está envuelto en polvo, sino también en un halo de misterio. Un equipo internacional de astrónomos ha utilizado ALMA para obtener una “ecografía prenatal” en el rango de las microondas con el fin de conseguir una imagen más clara de la formación de este tipo de gigantesca estrella situada a unos 11.000 años luz de distancia, en una nube conocida como la Spitzer Dark Cloud.

Hay dos teorías sobre la formación de las estrellas más masivas. Una de ellas sugiere que la oscura nube parental se fragmenta, creando varios núcleos pequeños que colapsan por sí mismos y, eventualmente, forman estrellas. La otra teoría es más dramática: toda la nube empieza a colapsar hacia el interior, con material que se precipita hacia el centro de la nube formando una o varias bestias estelares masivas.

Un verdadero gigante

Gracias a observaciones llevadas a cabo con el telescopio espacial Spitzer de la NASA y el telescopio espacial Herschel de la ESA, la nube Spitzer se reveló, primero, como un impresionante entorno oscuro de densos filamentos de gas y polvo. Ahora, el equipo liderado por Nicolas Peretto, del CEA/AIM Paris-Saclay (Francia) y la Universidad de Cardiff (Reino Unido) ha utilizado la sensibilidad única de ALMA para ver en detalle tanto la cantidad de polvo como el movimiento del gas que se desplaza hacia el interior de la nube oscura, y han descubierto un verdadero gigante.

“Hemos obtenido la primera visión realmente profunda de lo que estaba ocurriendo en el interior de esa nube”, afirma Peretto. “Queríamos ver cómo se forman y cómo crecen estas estrellas gigantescas, ¡y sin duda lo hemos conseguido! Una de las fuentes que hemos encontrado es inmensa, el núcleo protoestelar más grande de todos los que se han localizado hasta ahora en la Vía Láctea”.

Este núcleo -el útero que alberga al embrión de estrella- tiene unas 500 veces la masa del Sol girando en su interior. Y las observaciones muestran que hay mucho más material fluyendo todavía hacia el interior e incrementando aún más la masa. Finalmente, este material colapsará, formando una estrella joven de más de 100 veces la masa de nuestra estrella anfitriona, una bestia muy poco común. Solo una de cada diez mil de todas la estrellas de la Vía Láctea alcanzan tal cantidad de masa.

“Estas estrellas no son solo poco comunes, sino que su nacimiento es extremadamente rápido y su infancia muy corta, con lo que encontrar un objeto tan masivo en una etapa tan temprana de su evolución es un resultado espectacular”, añade un miembro del equipo, Gary Fuller, de la Universidad de Manchester (Reino Unido).

Las observaciones revelan también espectaculares detalles de los movimientos de la red de filamentos de polvo y gas, y muestran que una enorme cantidad de gas está fluyendo hacia una compacta zona central, lo que apoya la teoría del colapso global para la formación de estrella masivas, más que la de la fragmentación.

Fuente: ABC España

 

Si te gusta Locaciencia, ven a visitar mi otro sitio: “La Botica de Claudio


Tras años de experimentos, los investigadores del Instituto de Tecnología Israelí planean construir y enviar al espacio una formación fija de tres nano-satélites de hasta seis kilos cada uno.

El proyecto, dirigido por el profesor Pini Gurfil de la Facultad Aeronáutica e Ingeniería Espacial, será presentado oficialmente el próximo lunes en la Conferencia Espacial del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Los nano-satélites intentarán recibir señales en diversas frecuencias desde la Tierra y calcular la ubicación de las instalaciones de transmisión. La recepción de señales en el espacio desde la Tierra con la ayuda de una serie de nano-satélites volando en una formación fija, es un nuevo concepto que nunca se ha llevado a cabo en ningún lugar del mundo. Si el experimento tiene éxito, podría aplicarse a la localización de personas desaparecidas o en peligro.


Venus es uno de los planetas que más ha atraído la imaginación de la humanidad. Centenares de obras de ciencia ficción se basaron en supuestas historias sobre civilizaciones en Marte y Venus. Cuando posteriormente se descubrió que Venus está cubierta por una espesa capa de nubes, eso sólo sirvió para espolear aún más la imaginación: Se publicaron decenas de relatos sobre un mundo de lluvias eternas, con selvas gigantescas.

Hasta que llegaron las primeras sondas rusas a Venus, y llegó la decepción. Se supo que la superficie de Venus es sumamente inhóspita. Lluvias ácidas y temperaturas de varios cientos de grados en la superficie no eran exactamente el escenario para las selvas frondosas de los cuentos de ciencia ficción.

Pero hete aquí que en una noticia reciente, un científico ruso asegura haber encontrado signos de vida en Venus. Leonid Ksanfomaliti, llegó a tal conclusión luego de analizar las fotos de una sonda rusa que aterrizó sobre la superficie de ese planeta en 1982.

Objetos que recuerdan “un disco”, “una solapa negra” y un “escorpión” aparecen en las fotos, dice, y tales objetos “emergen, fluctuan y desaparecen”, refiriéndose a los cambios de ubicación en imágenes distintas y a rastros en el suelo.

“Qué pasa si nos olvidamos acerca de las teorías actuales sobre la ausencia de vida en Venus. Debemos ser valientes y sugerir que las características morfológicas de esos objetos nos permiten decir que están vivos”, dijo Ksanfomaliti según el reporte.

Fuente: UPI

http://www.upi.com/Technology_News/2012/01/20/Scientist-claims-life-in-Venus-images/UPI-88051327088691/